Sunday, April 27, 2008

De Madison a Wisconsin Dells (2): lo bucólico y lo satírico

Pues sí, Wisconsin Dells es ese lugar que unos diríamos que es gringolandia pura y que un bogotano tal vez diría que es cacreco (algo hortera, sin gusto). El culto a lo artificial, lo gigantesco, lo masivo.
En esos hoteles y complejos turísticos me imagino a mexicanos (tal vez algún asiático también) trabajando en cocinas, sirviendo mesas, haciendo la limpieza, en la lavandería. (Los mexicanos no sólo han sido clave en la reconstrucción de Nueva Orleans después de Katrina: las manos fuertes son de ellos, el aguante, los días de 10 horas, 6 días a la semana son de ellos también. Y el señor Bush y la derecha conservadora insisten en levantar el muro y echarlos. ¿Quién va a seguir haciendo los trabajos que nadie quiere hacer en este país?)
Pero ahí está Wisconsin Dells, nacida de la nada. ¿A cuántos campesinos echarían de sus tierras para construir la carretera que la une con Madison? Hablamos de eso en el camino porque E. conoce bien la zona. ¿Qué interés movería al por aquel entonces gobernador Tommy Thompson? ¿Un hotel en la zona? ¿un apartamentito? ¿un campo de golf?

Pero ahí está, el negocio del siglo, los restaurantes, el Mac Donalds más grande, el coliseo

y el caballo de troya,

la White House al revés con su Top Secret

y el restaurante mexicano con ese twist que no podía faltar

Como podrán ver, la oferta es variada

lo crean o no lo crean


De regreso a Madison, el sol escondiéndose pone otra pincelada tragicómica a las cosas que vuelvo a fotografiar porque todavía se me hace dantesco (sí, tantos años aquí y sigo sin acostumbrarme a esas cosas). Vuelvo a ver la Casa Blanca,

el caballo de Troya,

el coliseo,

y esa limusina para la que no hacen falta comentarios

Todo un peligro.

8 comments:

Irreverens said...

:O
Y que haya gente que disfruta yendo a estos lugares, ¿verdad?

¡A mí me parecen tan sórdidos!

Sin duda es la parte de los USA que nunca querría ver. No obstante, estoy convencida que otras cosas y lugares me encantarían.

Si algún día voy (en un futuro lejano, más bien), te doy un toque, eh.
:P

Besotes

Luis López-Cortés said...

Very interesting all. :-))))))))))
Kisses.

ISOBEL said...

jejejeje,hoy si que me sorprendiste, besitos

Raquel said...

Irreverens,
hay partes preciosas y mucho que merece la pena. Es un país tan gigantesco que hay de todo, como en botica.
Va a ser un gustazo tenerte aquí. De verdad.
Mua!

Luis,
:-))) anda, anda, que tú también has conocido parte de todo eso en alguno de tus viajes, ¿cierto?
besos

Isobel,
bien, bien...
Un besote

dintel said...

Me entran unas ganas de vijar tremendas. Mi preferida es la del caballo de Troya. Siempre me ha gustado mucho esa historia.

Raquel said...

Dintel,
anímate. Además, ahora que el dólar está tan bajo...

banderas said...

¡¡¡Argggggg!!! ¡¡Qué horteradaaaaaa!! Me horroriza especialmente la White House (que ya conocía de alguna presentación de diapositivas que anda por la red circulando) y, sobre todo, el Coliseo ese... ¡¡Diosssss!!

Sigo. Biquiños ;-)

Raquel said...

ja ja ja ja... me hubiera gustado ver tu cara mientras decías/escribías eso.