Thursday, June 12, 2008

Veracruz - Es y jarocho con danzón (2)

Pero aún no es realmente de noche. La luz en el zócalo todavía está muy viva y sobre ese escenario de antes la sonrisa, el buen porte y el blanco vuelven a llenar todo de vida. Ya no es huasteco sino jarocho, mandil, abanico, collares, el otro vuelo del vestido

Qué belleza


Es indescriptible la sensación de estar aquí y poder ver todo ésto,

sentir a los otros espectadores que parecen disfrutar, estar tan ensimismados como yo y que en cada gesto de unos y otros haya algo único,

encontrar la belleza en todo este folklore y tradición que sigue revitalizándose y que afortunadamente, no se deja ni la dejan morir



En el mismo lugar, el danzón es el que luego llama. Aunque hay más mayores que lo bailan, también los jóvenes acuden. Verles es un verdadero placer

La banda pone la música, timbal y güiro incluídos. Las parejas de baile llegan y se preparan. Puedes traer tu pareja o no, puedes bailar con ella o con la de otros. Siempre se encuentra pareja, aunque haya muchas más mujeres que hombres

Nos lo cuenta Dionisio Blanco, ese señor vestido de pantalón, guayabera blanca e inconfundible sombrero y su pareja de baile, Rosa Mª Ponce Ochoa con la que ya lleva cinco años bailando. "A su esposa no le gusta bailar y no se le da", me dice. Maravillosos, se ofrecen a bailar con nosotros. Dejarse llevar por él, la sutileza de su guiar.... Entender la pausa, disfrutar el gesto, la dirección, cada movimiento

Cómo explicar la sensación, el paso, el calor y la humedad sobre la piel, el encuentro con muchos otros en los mismos términos, sin diferencias ni atavíos.
En esa otra placita, otro baile se ha montado, otro universo compartido, otra forma de entender

Vida. ¡Ay!

10 comments:

ISOBEL said...

se de alguien que esta disfrutando de algo mas que unas vacaciones, besitos

Mita said...

Dios! Es precioso. gracias.
besos, que disfrutes!

Raquel said...

Isobel,
creo que te pasaría lo mismo.
Un besote

Mita,
la diferencia entre Europa y Latinoamérica se siente fuerte cuando ves cosas así.
Besos para ti también.

Espero ir poniéndome al día poco a poco.
Gracias por andar de viaje conmigo.

Irreverens said...

¡Cuánta belleza y armonía, Raquel!

Raquel said...

Sí. Es como que todo le pertenece al lugar. Hice fotos del grupo mientras se preparaban y había tanta dulzura y bienestar... les miras y te devuelven una sonrisa de lujo. Es un compartir muy distinto. El público también, encantador.

Julia Ardón said...

Qué hermoso lo del danzón...¿ viste la película del mismo nombre?
"Danzón"
buscala, es preciosa. Mexicana.

Como "El Violín", muy distinta, pero también exquisita.

sw said...

ay, vida

precioso lo del baile al anochecer, qué lejano...y qué cercano a la vez

gracias por traerlo hasta aquí, y darnos vida

Raquel said...

Julia,
el danzón es una cosa...
Si no recuerdo la película es porque no la debo haber visto. Voy a buscarla.
Un abrazo

sw,
la vida la tienes, no cabe duda. Es sólo que la situación es diferente. ¡Tan vital la música en ese Veracruz vibrante!

dintel said...

Anda que no te lo pasas bien ni nada... Qué envidia.

Raquel said...

Ha sido una oportunidad única y creo que esas cosas hay que acogerlas cuando así vienen.
Un abrazo