Friday, December 07, 2007

Huella en trípico y cinco instantes

Salgo antes de que baje el sol. La nieve está honda y las ramas rotas se han quedado atrapadas

En su inmovilidad conforman otra vida esculpida en silencio. Este es su tríptico de
huella,

presencia

y requiebro

Todo inmóvil, en silencio. No hay pasos, ni huellas. Cinco instantes de silencio, té de lluvia en gotas blancas, mirada, mimo, silencio en cinco instantes


Luego todo desaparece y el sol se esconde

10 comments:

Tawaki said...

Creo que las ramas buscan recuperar los frutos que enterró la ardilla.

Geniales las fotos de la nieve. Parecen micropaisajes.

Un abrazo

Julia Ardón said...

te cuento algo?
Yo no conozco la nieve.

Siempre he dicho que no me interesa mucho, que no me gusta el frío, que no me muero por conocerla...

quiero decir: decía...

porque la poesía de tus imágenes, desde hace tiempo que las veo, no sé...me ha ido cambiando esa idea...y hoy...la verdad es que siento unos deseos enormes de tocar la nieve...

me cambiaste la vida, mujer.

;)

Raquel said...

Tawaki, definitivamente, las ramas están buscando lo que enterró la ardilla y haciendo de puentes de equilibrios para cuando ellas juegan.

Es la primera vez que hago fotos de la nieve así, sólo nieve. Esos relieves me sorprendieron.
Un abrazo grande

Julia, la nieve es maravillosa pero sólo después de que el frío deja de ser cruel. Todavía me quede con verdes y amarillos. Pero claro, voy a caminar toda orgullosa de ahora en adelante ahora que sé que te he cambiado la vida. ;;))

Mariano Zurdo said...

un precioso mar calmo.
Besitos/azos.

Raquel said...

Mar calmo, bonito y especial.
Una abrazo

Julia Ardón said...

Algún día la tocaré.
jajjaa

elita said...

Preciosos relieves, me despiertan la calma que necesito.

Besitos.

Raquel said...

Querida Julia, algún día será, pues.
Un abrazo

Elita, creo que a todos nos hace falta la calma.
Besos

Viguetana said...

¡¡Ay, cómo echo de menos la nieve!!

Gracias por las fotos.

Raquel said...

De nada Viguetana. Este año ha empezado fuerte. El año pasado no nevó tanto. En fin... Te regalo toda la que quieras.
Un abrazo