Sunday, July 27, 2008

Probablemente

Apenas si quedan lugares así en el pueblo

Todo se ha ido construyendo nuevo. Es difícil encontrar escaleras como ésta,

curtida por el tiempo y la vegetación del lugar.

Fueron casas y establos construídos más desde la necesidad

que de la estética, y probablemente ya dieron su juego.
Al verlas tan abandonadas ahora

no creo que ese juego vuelva a cobrar vida


Cuesta recobrar, restaurar, mantener. A veces se entiende el abandono y el descuido, el querer volver a empezar de nuevo. Otras veces no. Hay muchas cosas que podrían añejarse y envejecer con otra solera con sólo mimarlas un poquito

Tiempo, paciencia, trabajo, más de algo, menos de lo demás.

No sé lo que durará este huerto ahí o esas viviendas blanqueadas año tras año

pero confío en que sea para largo.
Digamos que sí, que probablemente.

11 comments:

banderas said...

Me encanta esa arquitectura "de la necesidad" que comentas, con sus bases arquitectónicas asentadas en la tradición milenaria de los castros y recintos ibéricos y celtibéricos, en las villas romanas y en la experiencia que no falla.

¡Cuantos edificios de menos de 100 años se han hundido ya y cuántos de más de 200 siguen en pié!

Decía mi ex-profesor Serafín Moralejo que no hay que sorprenderse de que las iglesias románicas que nos han llegado estén tan bien construidas porque, según él, sólo las que lo estaban han sobrevivido... no deja de tener una sencillez aplastante ese rezonamiento, pero es la base de toda buena arquitectura: sencillez, utilidad y duración.

Bicos ;-)

Mita said...

Cómo estás disfrutando, eh?!!
Besos, goza, goza y transmítenos tus sensaciones con tus preciosas fotos.
gracias.

Magda said...

Confiemos que sí.

leo said...

Qué pena da ese deterioro.
Ojalá hubiera ese tiempo, esa paciencia que dices para mantenerlos, o conservarlos.

marta said...

No sabes lo mucho que necesito un paisaje añejo y despejarme de rascacielos. Saludos.

dintel said...

Huy, que me voy a tener que poner de nuevo los guantes blancos del robo... Ejem. ;)

Raquel said...

Banderas,
pues sí, creo que es muy cierto lo que dices.
Besos

Mita,
sí. Por alguna razón, estar aquí es como sentir la raíz muy hasta adentro. Además, convivir con quien te gusta hacerlo es especial.
Un besote

Magda,
muchos vamos a querer eso y la fuerza del deseo nos va a ayudar. Vas a ver.

Leo,
con el tiempo, he tenido que acostumbrarme a aceptarlo. Aunque sé que siempre que lo veo me digo que en algún momento, algo cambiará y alguien sabrá mirar las cosas de otra manera y que mucho se remozará para empezar a vestir con más mimo.


Marta,
aunque en Madison no hay muchos rascacielos, siempre necesito empaparme de lo rústicos, lo añejo, los colores de los pueblos y ciudades de aquí. Date un paseíto por el lago para poder distraer la mirada.
Besos

Dintel,
ja ja ja. Permitido.

geminisdespechada said...

me encanta este post! ójala con el boom del turismo rural se rehabiliten muchas de esas casas y se conserven 200 años más..

Raquel said...

geminisdespechada,
sí, creo que eso podría ayudar.
(Ayer traté de dejar un comentario en tu última entrada pero fue imposible. Ahora sí voy a verte.)

Tawaki said...

Imagino que ante la dureza de una vida de trabajo y de inclemencias se busca más el lado práctico que el estético. El tiempo y la naturaleza se encargan luego de darle su belleza.

Un abrazo.

Raquel said...

Hola Tawaki,
sí, el tiempo y la naturaleza. Aunque para algunas construcciones nuevas van a tener que pasar muchos años para que puedan tener un poco de encanto si es que lo llegan a tener.
Un abrazo