Thursday, April 12, 2007

Violín y violinista ignorados

No todo el mundo vive alrededor de la música y no todos alrededor de la música clásica. Muchas músicas, tradiciones, músicas clásicas, folclóricas, populares, muchos tipos de rock, jazz, blues, reggae, música electrónica. Es un sinfín. ¿Reconocería al más famoso cantante de hip hop si me lo cruzara en la calle? ¿Al mejor rapero? ¿Al cantante de regeton más popular? No creo. Muchos mundos y submundos. Es curiosa la historia de este artículo:

Indiferencia ante el arte
Joshua Bell, uno de los mayores virtuosos del violín, tocó su Stradivarius en el metro de Washington; pocos lo advirtieron.

[Por José carreño, corresponsal. El Universal. Jueves 12 de abril de 2007]

WASHINGTON.- La capital estadounidense es una ciudad habitualmente dividida por debates sobre política, pero enfrenta ahora una discusión más íntima y tal vez más temible: ¿hasta qué grado es indiferente a la belleza?

Cuando un columnista humorístico local convenció a Joshua Bell, uno de los mayores virtuosos del violín contemporáneos, a disfrazarse con sudadera y gorra de beisbol para tocar su Stradivarius en una estación del metro de Washington a las ocho de la mañana, probablemente no esperaba la reacción de disgusto, denuncias, sentimentalismo y pena que saludaron a su texto en la revista semanal de The Washington Post.

Gene Weingarten, columnista de The Washington Post, confesó que esperaba indiferencia, ciertamente. Después de todo, la hora de entrada a trabajar no es el mejor momento para detenerse a escuchar a un músico callejero, aun uno que tocara evidentemente tan bien como tocaba Bell o lo que interpretó en su improvisado concierto.

Pero cuando un comentarista habla de la arrogancia de un experimento mientras otro menciona que la idea le hizo llorar y reflexionar sobre los momentos de belleza perdida, la discusión parece convertirse en un reflejo de lo que los estadounidenses piensan de sí mismos.

Bell, quien participó con entusiasmo en el reportaje, se colocó a la salida de una estación del metro en el centro de una zona de oficinas del gobierno federal, a la hora de entrada de la burocracia, en un ambiente muy lejano de las salas de concierto donde suele actuar y vestido de forma muy distinta a como suele aparecer en público.

Nadie lo reconoció, de acuerdo con el reportaje, filmado también en video, y a duras penas fue escuchado, aunque alguno de sus escuchas involuntarios parece a momentos atrapado en un concierto que incluyó Estrellita, de Manuel M. Ponce, un concierto de Bach, una pieza de Massenet, pero mayormente los transeúntes -con excepción de algunos niños- parecen indiferentes.

El improvisado concierto duró 43 minutos y sólo una persona se detuvo a escuchar atraído por la música. Otra persona, sólo una, reconoció a Bell y se quedó a escuchar atraída por el personaje. Bell reunió 32.17 dólares sin contar un billete de 20 dólares que la única persona que lo reconoció puso en el estuche del violín...

La historia "no pretendía ser una acusación del alma de los burócratas federales" o que por su naturaleza, sean "menos sofisticados, menos abiertos a la belleza, menos culturalmente maduros, menos atentos a su alrededor que la persona normal", consignó Weingarten. Los directivos del diario se habían preocupado más bien de la posibilidad de que alguien reconociera a Bell y se creara un problema de control de grupos y hasta de congestión en la estación del metro. "La idea era que en una población tan sofisticada como Washington seguramente alguien reconocería a Bell", dijo Weingarten.

La realidad fue otra y la reacción ha sido en muchos casos de ofensa. "Me siento insultado de que haga un comentario sobre el triste estado de cosas en Washington sobre la base de una situación engañosa que ustedes sabían fallaría desde un principio", escribió un irritado corresponsal en un chat de internet protagonizado por el propio columnista.

"Nuestro principal temor era que se juntara una multitud no porque la música fuera hermosa, sino porque alguien reconociera a Bell", comentó Weingarten, que también recibió decenas de mensajes donde se le acusaba, o denunciaban el texto publicado por la revista de The Washington Post, de ser condescendiente, elitista o incluso, como escribió un participante en un blog, promotor de "una estética musical de europeo blanco".

Weingarten afirmó que hasta el martes al mediodía había recibido más de un millar de mensajes, incluso más un centenar de personas que le dijeron que el reportaje las había hecho llorar y reflexionar sobre la vida y lo que está a su alrededor. Para alguno de sus interlocutores se trató en realidad de un problema de ubicación: "Si se saca al arte de su pedestal ¿la gente lo reconocería como arte clásico? La respuesta es definitivamente no".

4 comments:

sw said...

interesantísimo post! qué poco se reflexiona sobre estas cosas... mucha gente piensa que el músico "clásico" es alguien culto y que puede tocar cualquier cosa, porque se ha formado "plenamente" (aquí se oyen risas), y efectivamente, si alguien no ha hecho el trabajo previo de colocar sobre un pedestal a un intérprete o a un compositor, el esforzado músico "clásico" no sabrá distinguirlos, suele carecer de criterio, escucha poca música, consume pocos discos y va a muy pocos conciertos (a menudo sólo si algún célebre director o intérprete visita el teatrillo de la ciudad); más difícil aún es pillar a uno de estos músicos con un libro en la mano, incultos e ignorantes nunca aportarán nada en una tertulia -y menos si es improvisada-, pasan el tiempo encerrados tocando ¿no?
lo raro es que músicos de otros estilos también se pasan el día tocando y son generalmente más cultos, mejores conversadores y mucho más abiertos ¿por qué?
no es difícil acercarse a cualquier músico "clásico" y constatar que no tienen ni la más remota idea de quiénes son el kronos quartet o el arditti, ni sabrán distinguir un solo de john coltrane de uno de stan getz (probablemente no sabrán quién es ninguno de los dos)
así que la gente del metro no se paró a escuchar a bell... ¿y qué aprendió bell de la gente del metro?

Julia Ardón said...

Yo pienso que la gente que usa apurada el metro no sabe distinguir por cuanto nunca ha podido pagar por un concierto de un muchacho como este...esa es una hipótesis...la otra:
que muchos músicos ( y músicas!) que tocan en los metros son excelentes y virtuosos, aunque no famosos...y un excelente más por eso no sorprende...

digo yo...no sé..

Silvia González said...

buen punto el primero...este chico, por más lindo que toque no es más que nadie...quizá su música virtuosa: no conecta con la gente porque él está alejado de la gente...no es menos música la música de la calle, por ejemplo el hip hop.

raquel said...

JF me envía el enlace al artículo que publicó el Washington Post
http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2007/04/04/AR2007040401721.html?hpid=topnews

Es más largo que el de El Universal pero realmente merece la pena.