Wednesday, July 25, 2007

Otras formas de dar noticias

Cuando se vive en un pueblo pequeño, hay ciertas cosas que parece que desde siempre han estado ahí y que forman parte de la idiosincracia del lugar. Debe ser algo así como vivir en tu barrio o incluso en tu propia casa, esas luces que siempre asoman de la misma manera, ese tic tac de un reloj que siempre se escucha cuando todo lo demás está en silencio.
Hoy, mientras escucho el reloj del pueblo dar las once, me doy cuenta de que desde pequeña llevo escuchando ese mismo sonar, esas campanada a las horas y a las medias, las horas siempre sonando dos veces, las medias sólo una. Es coincidencia también que, poco después, oigo un pregón del alguacil –ahora mismo estoy recordando a Romero mientras iba de calle en calle recorriendo el pueblo y dando el pregón de turno, trompetilla en mano, voz penetrante-. Como los tiempos cambian, ya hace unos cuantos años que la voz del alguacil suena desde el sistema de megafonía del ayuntamiento

Pues sí, esa es la forma en que se transmiten las noticias aquí, la oficiales, las relacionadas con los asuntos del lugar. Un soniquete como el de la antigua trompetilla de Romero alerta del bando y, a continuación, ya se sabe que lo que viene es el Atención, atención se hace saber. Ha sido así desde que tengo memoria. Los asuntos a anunciar pueden ser varios, el arriendo de algo, la venta de un huerto, si alguien ha perdido una pulsera, vayan a apuntarse si quieren participar en.
Hoy se anuncia que la subasta de los chiringuitos del Vallejo de la Mata tendrá lugar el lunes 30 de Julio. (¿Qué sería un pueblo sin su fiesta patronal? ¿Y qué de una fiesta sin baile?) Pues sí, en ese precioso robledal que es el Vallejo de la Mata es donde se hace el baile para las fiestas y donde dos chiringuitos venden licores embriagadores sin los cuales también la fiesta sería fiesta venida a menos.

Así es como se transmiten las noticias en el lugar. Las otras, las que se cuentan con voz más susurrada, los dimes y diretes, y las de De boca en boca, no cuentan.

4 comments:

Mariano said...

A mí dar las noticias de viva voz siempre me ha parecido muy bonito. Quizás porque nunca lo he vivido. No lo sé. Lo malo es que se perderá. O quien sabe, lo mismo no.
Besitos.

Juan Luis said...

Tuve que ir al diccionario para buscar chinguirito. Fijate pues, todo lo que guardas en la memoria del inconsciente, ese piloto automático que no nos olvida. Monsanto tiene un aire cusqueño, por el trabajo de la piedra. Que bonitos tus paseos. Aqui en Lima hace frío, más que nunca.
JL

banderas said...

Desde luego, la vida en los pueblos pequeños nota menos el paso de los tiempos pero, aún así, los cuatro altavoces sustituyen al pregonero... mal asunto.

Bonita zona esa comarca limítrofe entre Salamanca y Extremadura. Hervás, Jerte... bonitos paisajes.

Por cierto, aunque no he comentado nada en los diversos post, me encantó tu visión de Portugal... tierra hermana para un gallego como yo, y supongo que también para una salmantina casi fronteriza. ¿Será que, en general, me encanta la dulzura que emana de este blog?

Un saludo cordial desde este, ahora, mismo lado del charco.

raquel said...

Mariano, creo que ya se ha perdido en muchas partes. A mí también me parecía especial.

Juanluis, el inconsciente y la memoria...sí. Una de mis hermanas me preguntó si no me acordaba de que después de Romero fue Feliciano, y que Romero vendía pipas y helados, y que bajábamos a la plaza a comprarlas, y...
Siempre se me hace extraño pensarte en el invierno de Lima cuando el calor nos dice que es verano aquí. Dentro de poco te voy a decir lo contrario pero aún falta un rato.

Banderas, gracias por tu comentario. Me ha dado mucho gusto escucharlo. Tierra hermanas Portugal y Galicia, tierras sentidas las de Salamanca y Extremadura. Tierra de todos nosotros estas pantallas que hemos hecho nuestras.

Un abrazo grande para los tres